Rosa Sarmiento (1844-1895), madre de Rubén Darío.

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
 

Nació en Chinandega en 1844. Hija de Ignacio Sarmiento y de Sixta Alemán. Quedó huérfana a los tres años y pasó a vivir bajo la protección, en León, del hogar Ramírez Madregil-Sarmiento Mayorga, donde iría aprendiendo a leer y escribir. Fue prima-hermana de Petronila Rojas de Garcia, madre de Manuel García, próspero comerciante de Chinandega establecido en León. Primos en tercer grado, se casaron el 16 de abril de 1866, naciendo su primogénito el 18 de enero de 1867 en Metapa.

 

La madre huyó del maltrato de su cónyuge. El hijo fue bautizado en la catedral de León el 3 de marzo de 1867 y permaneció con su madre un tiempo en el escenario rural de San Marcos de Colón, Honduras; desde allí fue a traerlo su tío abuelo. Manuel García falleció el 5 de noviembre de 1888.

 

Rosa Sarmiento fue declarada pobre de solemnidad por la municipalidad de

Chinandega el 27 de mayo de 1889. Declaró que no tuvo la intención de reclamar la sucesión de su marido, no porque se creyese destituida de derecho, sino porque para ella era más satisfactorio que llevase toda la herencia, su hijo don Rubén. Así lo dio a entender Darío en la carta que le dirigió a su madre, desde San Salvador, el 10 de octubre de 1890. Rosa Sarmiento falleció el 3 de mayo de 1895.