Impacto del Sistema SCADA en la modernización de las Plantas Hidroeléctricas de ENEL

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Sala de controles de la Central Hidroeléctrica Centro América

 

Con un clic desde un ordenador, los operarios de la sala de controles de la Central Hidroeléctrica Centro América obtienen información en tiempo real de todos los parámetros operativos de las unidades de generación. Ya sea a nivel local, a remoto o a distancia.

Es parte de la función del Sistema SCADA, acrónimo de Supervisory Control And Data Acquisition (Supervisión, Control y Adquisición de Datos), un software instalado en la reciente rehabilitación y modernización de las Centrales Hidroeléctricas Centro América y Carlos Fonseca, administradas por la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL). Este novedoso sistema para ordenadores permite monitorear, supervisar y controlar a distancia los procesos productivos de las centrales y facilitar la intervención oportuna ante cualquier anomalía.

Sistema SCADA facilita el trabajo de los operadores

“Con este sistema podemos detectar cualquier anomalía que se esté dando en los equipos y poder controlarlo, porque tenemos la información en tiempo real, como lo podemos ver con la operación de la Central Hidroeléctrica Larreynaga que está a 7 Kilómetros (Km) de la Central Centro América y la Estación de Bombeo Asturias a 40 Km, todo eso bajo un control de SCADA”, señaló el Ingeniero Jorge Desayes, Director de Generaciones de ENEL.

Acciones que a los operarios les llevaba horas, incluso días en resolver, hoy se realizan en menos tiempo, gracias a este sistema, que a la vez extiende la vida de estas Centrales hidroeléctricas que tienen más de 50 años generando energía limpia para las familias nicaragüenses.

“Teníamos una tecnología de hace 50 años, un sistema de control semiautomático a manera de perillas y botones, hoy todo es digitalizado, con equipos de tecnología de punta, que permite un control muy detallado, muy específico de las operaciones de las unidades, para garantizar la generación de energía al Sistema de Interconectado Nacional (SIN)”, agrega el Ing. Desayes.

Y es que el trabajo cambió en esta Central, al incorporar esta tecnología de vanguardia que garantiza la generación hidroeléctrica por 25 años más, los trabajadores fueron formados y capacitados en el manejo de estas nuevas tecnologías.

Operadores monitorean las unidades bajo el Sistema SCADA

“Antes todo era manual, mecánico, ahora es digital, el trabajo es más fácil, dinámico, rápido, directo”, destaca entusiasmado Cesar Rivera, Operador de Controles de la Central Hidroeléctrica Centro América.

“Hay mayor facilidad del trabajo, ya las bombas y motores, son con equipos temporizados, no hay necesidades de hacerlo automáticamente. Hay bombas que antes dilatábamos 4 a 5 horas como el drenaje de un desfogue, ahora una hora y media. El trabajo se hace más rápido, seguro y más limpio”, agrega Félix Guido, jefe de la sección de Mantenimiento Mecánico de la Central Centro América.

La incorporación de esta tecnología de vanguardia, marca un hito en la historia de la generación hidroeléctrica en el país. Además de monitorear a distancia la Central Hidroeléctrica Larreynaga y la Estación de Bombeos Asturias, por medio del sistema SCADA también se operan las obras anexas a las centrales, como la Cámara de válvulas, Obra de toma, entre otras.

Energía para el futuro

Con la rehabilitación y modernización de las Centrales Hidroeléctricas que fue posible al financiamiento multilateral, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) a través de ENEL garantiza energía limpia y amigable con el medio ambiente por las próximas décadas.

“Esta rehabilitación, que es costosa, vino a garantizar la energía futura de nuestro país, nosotros (ENEL) producimos energía limpia, amigable con el medio ambiente, porque la producimos a través del recurso agua, por lo que nos sentimos muy contentos de garantizar el consumo de todos los nicaragüenses”, enfatiza el Ing. Desayes.

Ambas centrales hidroeléctricas sumada a Larreynaga son fundamentales para el desarrollo sostenible de la matriz eléctrica de Nicaragua. Por medio de ellas -que juntas suman 117 Megavatios (MW) de potencia instalada- ENEL aporta entre el 12 y 13% de la demanda total de generación al SIN, según datos del Ministerio de Energía y Minas (MEM).