Nicaragua próxima a inaugurar su primera Planta de gas natural de 300 MW

Construcción de la Planta de gas natural en Puerto Sandino, León.

 

Publicado: 13 de Octubre 2021

 

 

Nicaragua está próxima a garantizar mayor estabilidad a su sistema eléctrico y posicionarse en el mercado nacional y regional con su primera Planta generadora de electricidad a base de gas natural.

 

En un reciente recorrido realizado por los medios de comunicación del Poder Ciudadano en Puerto Sandino, en León, se constató que la construcción del megaproyecto refleja un avance por encima del 85% y se prevé entre en operaciones a finales del 2021 con una capacidad de 300 MW (megavatios) de potencia instalada.

 

 

La Planta tiene instalada 7 turbinas de 44 megavatios.

La planta producirá 2,2 millones de MWh al año, lo que significa cerca de un 50% de la demanda del país que es de más de 700 MWh, según cifras del Ministerio de Energía y Minas (MEM). Para tal efecto cuenta con un almacén flotante de 40 millones de galones de gas, mismos que serán transportados de manera constante a 170 contenedores para sus operaciones

 

Una vez entre en operaciones la planta se conectará al Sistema Interconectado Nacional (SIN) por medio de la Subestación Sandino, lo que garantizará un suministro de energía confiable y seguro para los nicaragüenses.

 

El desarrollo de las fuentes renovables para la transformación de la matriz energética del país, ha sido una de las prioridades del Gobierno Sandinista desde el 2007. Actualmente Nicaragua tiene un 98.93% de cobertura eléctrica y espera llegar al 99% durante este 2021. Así mismo, en el mes de septiembre el 76.51% de producción de energía eléctrica fue a base de fuentes renovables.

 

La importancia de esta planta eléctrica no solo está en la generación que aportará al país, sino a que su materia prima es el gas natural considerado el combustible fósil más limpio de todos, lo que significa una reducción de emisiones contaminantes. Al quemar gas, el agua que alimenta las turbinas se calienta, se convierte en vapor y eso se utiliza para generar electricidad.

 

El proyecto lo ejecuta la empresa estadounidense New Fortress Energy (NFE) y su inversión alcanza los US$ 700 millones.

 

{{#image}}
{{/image}}
{{text}} {{subtext}}