Flores para el Comandante Carlos Fonseca Amador a un año más de su paso a la inmortalidad.

ofrenda_.jpg

Trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), encabezados por su presidente Ejecutivo, Ingeniero Ernesto Martínez Tiffer, depositaron la mañana del jueves ocho de noviembre una ofrenda floral en el mausoleo del Comandante Carlos Fonseca Amador, máximo dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), caído en combate hace 36 años en las selvas de Zinica.

carlos.jpg

ENEL estuvo representada por compañeras y compañeros del Consejo de Liderazgo Sandinista (CLS), Juventud Sandinista y miembros de las juntas directivas de los sindicatos de ENEL, quienes aproximadamente a las diez de la mañana llegaron al Mausoleo en el que se encuentran los restos del comandante Carlos Fonseca y los del comandante Tomás Borge, procediendo el ingeniero Martínez Tiffer a colocar la ofrenda floral.

Carlos Fonseca, cofundador del FSLN junto con el coronel Santos López y los compañeros Silvio Mayorga, Faustino Ruiz y Tomás Borge, inició con este último su vida política en 1950, cuando aún cursaba sus estudios de secundaria. Con Tomás y otros amigos iniciaron todo un proceso educativo político basado en las enseñanzas de Carlos Marx, Federico Engels y otros autores importantes. Su primera militancia fue en la Unión Nacional de Acción Popular (UNAP) en Managua, la cual inició sus actividades con el ánimo de agrupar en su organización a jóvenes de ideas independientes, pero la organización fue dominada por elementos de derecha por lo que los de izquierda fundaron el Partido Renovación Nacional.

Sobre esta experiencia Carlos Fonseca escribiría más tarde: "Yo tenía entusiasmo político y quería el mejoramiento de Nicaragua y me hice miembro de la UNAP y hasta llegué a relacionarme personalmente con el secretario... Pero el entusiasmo que yo tenía se esfumó cuando miré que sus dirigentes eran unos chicos "almidonaditos" en los cuales no se miraba que hubieran sufrido jamás la miseria del pueblo... Sufrí una gran desilusión."

Después de esos primeros pasos, el Comandante Carlos no dejó de andar jamás, trazando el camino por donde la Revolución debía encaminarse hasta desembocar en el 19 de Julio de 1979, fecha en que toda la estructura somocista, impuesta por Estados Unidos terminó de ser aniquilada.

Hoy ese legado del Comandante Carlos Fonseca palpita en la Revolución Popular Sandinista, marchando firme en las reivindicaciones sociales, económicas y políticas de nuestro pueblo, impulsadas por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional que lidera el Comandante Daniel Ortega, con la mirada puesta en el futuro, con entusiasmo y esperanzas hacia los ríos de leche y miel, como señala el himno del FSLN.

{{#image}}
{{/image}}
{{text}} {{subtext}}