Trabajadores de ENEL recuerdan Legado de Patriotismo del General Benjamín Zeledón

Publicado: 05 de Octubre 2020

 

 

Hace 141 años, desde el pequeño y cálido Municipio de La Concordia en el Departamento de Jinotega, nació el Héroe Nacional Benjamín Francisco Zeledón Rodríguez, un 4 de octubre del año 1879. Sus padres Marcelino Zeledón Ugarte y María Salomé Rodríguez Araúz.

 

El General Benjamín Zeledón, cursó primaria en La Concordia; en 1895 fue enviado a la República de Honduras, donde se bachilleró con honores en Ciencias y Letras en 1899 en el Colegio Espíritu del Siglo. Regresó a Nicaragua en el año 1900, y se graduó como Doctor en Derecho y Notario en la Ciudad de Managua un 17 de septiembre de 1903.

 

Su prodigiosa inteligencia y disciplina lo llevaron rápidamente a desempeñarse como Oficial Mayor de la Corte Suprema de Justicia y Juez de Distrito de lo Civil en Managua, Rivas y Cabo Gracias a Dios entre los años 1904 y 1906.

 

Fue en 1905 cuando contrajo matrimonio con Esther Ramírez Jerez, con quien procreó cuatro hijos a quienes llamo, “esos pedazos de mi corazón”.

 

 

Su lugar en el libro de la historia de Nicaragua, lo ganó un 22 de febrero del año 1910, cuando derrotó a las fuerzas vendepatrias, y por tal hecho fue ascendido a Secretario de Guerra, posteriormente catalogado como Héroe Nacional por su ejemplo de disciplina, heroísmo y amor a la patria, junto al General Augusto C. Sandino y Rigoberto López Pérez.

 

Para la compañera Nadielka López, Jefa de la Sección de Mantenimiento Eléctrico de la Planta Hidroeléctrica Carlos Fonseca (PCF), el legado de Zeledón es: Patria, Defensa y Libertad que sigue vigente. “Sandino le llamó: «El Apóstol de la Libertad» por su aferrado amor por la justicia y defensa del sagrado derecho de la Patria, soldado valiente, su heroico sacrificio por la soberanía nacional vive en el corazón de todo buen hijo de Nicaragua, su enérgica protesta por la intromisión del Gobierno yanqui en nuestros asuntos internos”, señaló.

 

Por su parte, Manuel Castillo, Auxiliar de Proyectos de la Dirección General de Proyectos, dijo, “el legado es el amor a nuestra Patria, Libre, Soberana e Independiente. Continuar luchando contra el injerencismo en nuestro País y saber que continúan existiendo en nuestra amada Patria personas que se venden por unos cuantos Dólares sin importar la hambruna del más desposeído mientras su país se hunde más en la miseria”.

 

Benjamín Zeledón dejo a los jóvenes, el ímpetu de trabajar, ver por los hermanos y compañeros que más han sufrido desamparado, miseria y olvido por los Gobiernos, que únicamente buscaban el enriquecimiento de sus bolsillos y al mismo tiempo, vendían las riquezas de Nicaragua a los invasores e injerencistas de los EEUU, subrayó Castillo.

 

Por la Defensa de la Soberanía

 

En julio del año 1912, formó un grupo y organizó la primera brigada armada, un ejército de aliados para defender a Nicaragua de las actitudes de los conservadores de la época. Mientras tanto, el 2 de octubre del año 1912, marines estadounidenses y grupos conservadores en Nindirí intentaron rendirlo.

 

Según el compañero Castillo el General Zeledón, nos enseña “a que amemos a nuestra Patria Linda y Soberana con su Bandera azul, blanco y azul a como amamos a nuestros Padre, Esposas, Hermanas y hermanos, abuelos, hijos, entre otros, esta Patria es Bella y debemos de cuidarla para cultivar nuestras propias cosechas que serán el alimento del Día a Día para el Desarrollo de Nuestra Nación”.

 

Entre tanto la compañera Lopez añadió “como trabajadores del Estado de Nicaragua debemos cumplir y honrar los pensamientos de nuestros héroes que hoy no están físicamente, pero entregaron su vida por la libertad, dando lo mejor como ciudadanos, trabajadores y protagonistas del Bien Común en

   

servicio a la comunidad”.Un 3 de octubre, un día antes de su nacimiento, el General Zeledón escribe lo que sería su carta -testamento, dirigida a su adorada

 

Esthercita y a sus cuatro hijos, en esta plasma la denuncia de los causantes de su muerte, en esos fragmentos demuestra su entrega a la Patria para que cada nicaragüense goce de una Nicaragua Libre, de un Pueblo Digno, Grande y Potente:

 

General Benjamín Zeledón junto a su adorada Esthercita Ramírez.

"El destino cruel parece haber pactado con Chamorro y demás traidores para arrastrarme a un seguro y cruel fin con los valientes que me quedan. Carecemos de todo: víveres, armas y municiones y rodeados de bocas de fuego como estamos, y 2000 hombres listos al asalto, sería locura esperar otra cosa que la muerte, porque Yo y los que me siguen, de corazón, no entendemos de pactos, y menos aún de rendiciones puesto que defendemos la dignidad y la soberanía de Nicaragua”.

 

“[...] Cada gota de mi sangre derramada en defensa de mi Patria y de su libertad, dará vida a cien nicaragüenses que, como yo, protestarán a balazos el atropello y la traición de que es actualmente víctima nuestra hermosa pero infortunada Nicaragua”.

 

Bien lo decía Zeledón que la Nicaragua Libre que soñaron los Patriotas, surgirá Bella, Riente y Hermosa saludando a todos sus hijos, sin distinción de colores políticos, amparado bajo los pliegues de la bandera; y esto lo detalla en su carta …

 

“no me hago ilusiones al rechazar la humillante oferta de Oro y de honores que me hicieron, firmé mi sentencia de muerte…”, el Héroe Benjamín Zeledón vive en cada uno de nuestros corazones revolucionarios y luchadores por nuestra Amada, Bella y Siempre Libre Nicaragua.

 

El General Benjamín Zeledón, era el jefe militar de las tropas nicaragüenses, en la Fortaleza El Coyotepe en el Departamento de Masaya, los jefes militares subordinados a Zeledón eran Salvador Sobalvarro e Isidoro Díaz Flores.

 

Este 2020 la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), a través de sus servidores públicos honramos la memoria y legado de nuestro héroe nacional Benjamín Zeledón, a 141 años de su natalicio y 108 aniversario de su tránsito a la inmortalidad.

 

 

{{#image}}
{{/image}}
{{text}} {{subtext}}